¿Qué puedo darle de comer a mi perro?       Volver

 

Son muchas las posibilidades que nos ofrece actualmente “el mercado”. Podemos hacer dos grandes grupos entre: “comidas caseras” y “alimentos preparados”.

La “comida casera” hoy en desuso, ofrece algunas ventajas respecto al resto, como son el que sea mucho más apetitosa para el perro o que nos permita “reciclar” productos con el consiguiente ahorro económico. Sin embargo, también encontramos inconvenientes en su empleo: además de exigirnos mayor trabajo en su elaboración, no siempre resulta más económica y, sobre todo, casi nunca es tan completa como los alimentos industriales.

Cuando iniciamos una alimentación con restos de comida o elaborando un “puchero” a base de arroz o pasta, verduras y diversos tipos de carne, enseguida veremos cómo “el gourmet” a quien servimos se dedica a seleccionar lo que más le gusta y, normalmente, consigue convencernos de lo absurdo de preparar un día tras otro comida que terminamos tirando a la basura. Estos perros suelen comer diariamente “cuatro cosas” y generalmente no las más recomendables. Como consecuencia, son pacientes habituales en la consulta del veterinario, aquejados frecuentemente de problemas digestivos de lo más variado: vómitos regulares, colitis, estreñimiento,...

La dentadura, si se trata de razas “miniatura” en especial, también se “lleva su parte”, con generosos depósitos de sarro.

La tendencia a la obesidad también es más marcada con este tipo de alimentos; por eso, y salvando casos particulares, nuestra recomendación general es utilizar alimentos secos.

 

Si desea más información o necesita alguna aclaración contacte con nosotros en contacto@clinicaercilla.es o llamando por teléfono al 943 21 31 80