Enfermedades de la piel

      Volver

Entre las enfermedades que padecen los animales de compañía y que son potencialmente peligrosas para los humanos se encuentran dos cuyo nombre provocan en la mayoría de las personas “miedo” y “asco”.

 

 

LA SARNA

Esta enfermedad cuyo nombre ha sido utilizado tantas veces como insulto, engloba en realidad a una serie de procesos diferentes entre sí, que afectan a muchas especies animales: mamíferos, aves, reptiles,... En general, puede decirse que cada especie animal padece uno o varios tipos de sarna diferentes a los del resto y que generalmente no hay un contagio entre especies diferentes. Cuando el contagio de sarna a partir de otra especie tiene lugar, la infestación que se produce es menos grave y más fácil de erradicar que la que tiene su origen en la propia especie.

Por tanto, podemos decir que una persona puede sufrir sarna de diferentes clases, en función del origen del contagio, siendo la más grave la originada por la variedad humana del ácaro Sarcoptes scabei

El contagio a partir del perro o del gato es extremadamente raro, se trata de enfermedades poco frecuentes en nuestras mascotas. En ellos provoca una sintomatología principalmente marcada por el prurito, picor, constante que lleva a los animales a rascarse a todas horas provocándose lesiones en las zonas afectadas; especialmente la región de los codos y las orejas.

En caso de sospechar que su perro o gato pueda padecerla acuda al veterinario. Un raspado y posterior examen microscópico del material obtenido suelen ser suficientes para confirmar el diagnóstico y comenzar un tratamiento adecuado.

 

 

LA TIÑA

Enfermedad de la piel provocada por el crecimiento sobre la piel del enfermo de un tipo de hongos.

Existen varias especies que pueden provocar este tipo de enfermedad en las personas y algunas de estas especies son frecuentes en los animales de compañía, especialmente los gatos. Estos animales pueden además ser portadores asintomáticos del hongo, lo que significa que podemos contagiarnos de un gato que no presente ninguna lesión sobre su piel.

Habitualmente los animales y personas afectadas por el hongo presentan manchas circulares, de entre 1 y 3 cm de diámetro y desprovistas de pelo. No pican aunque pueden hacerlo si posteriormente se infectan.

Normalmente se tratan sin dificultad, tanto en personas como animales. Si observa en el gato o perro manchas como las descritas, acuda a nuestra consulta para que sean tratadas.

 

San Sebastián, 23 Febrero, 2016

Si desea más información o necesita alguna aclaración contacte con nosotros en contacto@clinicaercilla.es o llamando por teléfono al 943 21 31 80