SINDROME DE SEPARACION

      Volver

DESCRIPCION

El Síndrome de separación agrupa un conjunto de manifestaciones del comportamiento del perro provocados por la separación de su dueño.

Estos comportamientos no siempre son molestos para el propietario pero pueden suponer, si no se corrigen a tiempo, el comienzo de problemas más graves.

CAUSAS

La causa desencadenante habitualmente es el aislamiento del perro después de un aumento de las interacciones sociales entre el dueño y su perro. Por ejemplo durante unas vacaciones el propietario está más en la casa y se ocupa más, CONSCIENTE O INCONSCIENTEMENTE, de su perro.

El problema es más probable que se presente si el animal estaba acostumbrado a la separación de su dueño antes de la temporada de mayor relación.

El Sindrome de Separación se presenta en animales predispuestos a él y que se reconocen porque el perro:

  1. Busca contacto visual con el amo
  2. Le sigue de una habitación a otra
  3. Se acuesta junto a sus pies
  4. Le recibe con grandes muestras de alegría
  5. Otros signos....

SINTOMAS

Pueden aparecer todos o algunos de los siguientes síntomas:

* Búsqueda de libertad

  1. araña las puertas
  2. trata de abrirlas,..

* Búsqueda de compañía

  1. intenta entrar donde hay gente
  2. ladra,...

* Necesidad de actividad física

  1. el perro ladra,corre,busca objetos,...
  2. Tendencia a masticar cosas

* ANSIEDAD:

  1. Exploración minuciosa del entorno
  2. Manifestaciones vocales de malestar: aullidos, gemidos,...
  3. Comportamientos de sustitución, lamido de patas, automutilaciones,...
  4. Colitis,taquicardia, micciones urgentes,...
  5. Ansiedad agresiva: destrucción de objetos, gruñidos a las personas,...

ESTOS SIGNOS PUEDEN PRESENTARLOS UN MISMO ANIMAL EN VARIOS LUGARES DIFERENTES O SOLO EN UNO DETERMINADO.

Así, es posible que se sienta solo en el piso y no en la casa de fin de semana o en el coche.

TRATAMIENTO

TENEMOS QUE TRATAR DE VER LAS COSAS DESDE EL "PUNTO DE VISTA" DEL PERRO

El único tratamiento efectivo es el que modifica las condiciones que rodean al animal, ambiente, relación con sus dueños,etc... y que son las que habitualmente tienden a agravar el problema.

En la mayoría de los casos, como veremos, tratamos de solucionar los problemas aplicando remedios que al no ser entendidos por el animal, aunque a veces lo pueda parecer, agravan la situación.

1º SUPRIMIR EL RITUAL DE SALIDA

La salida debe hacerse con total indiferencia

  • No hablar al perro
  • No darle de comer al salir

De esta forma la "pérdida" afectiva para el animal es mucho menor que la que sentirá si nos despedimos de él.

EL NO ENTIENDE QUE VOLVEMOS ENSEGUIDA

Hay que "descondicionar" al perro a las señales de salida del dueño. Eso significa coger las llaves o el bolso, vestirnos..., sin que luego salgamos de casa; y repetirlo muchas veces para "despistar" al perro. Algunas veces son estos actos y no el propio hecho de salir lo que motiva la reacción del animal.

2º SIMULAR QUE LA SALIDA VA A SER CORTA

Dejar encendidas la radio o la televisión, alguna luz, que le haga "compañía". Dejarle para masticar algún objeto que el amo haya tenido en su mano.

Estos estímulos deben acompañarse de técnicas de aprendizaje para quedarse sólo. De otra forma terminan por ser asociadas por el perro con la salida de su amo y dejan de ser útiles.

3º SUPRIMIR EL RITUAL DE RETORNO

La mayoría de las personas, al llegar a casa, o bien muestran alegría de ver a su perro, o bien le castigan a la vista del desastre.

Ambos comportamientos deben evitarse ya que antes del regreso del dueño, el animal anticipa su llegada y se excita ante la perspectiva del "premio o castigo".

Durante al menos media hora después del regreso deben de evitarse tanto premios como castigos.

DEBEMOS TRATAR DE DISMINUIR LA DIFERENCIA ENTRE LA PRESENCIA Y LA AUSENCIA DEL DUEÑO

4º EL CASTIGO CORRECTO

Si castigamos al perro cuando llegamos a casa a la vista de los destrozos causados, provocaremos en él una sensación de miedo pero no por romper él las cosas sino porque si hay cosas rotas el dueño le va a castigar.

  • El no sabe qué ha hecho mal; sabe que se le va a castigar y por eso se muestra asustado.
  • Hay que castigarlo en el momento en el cual el perro obra mal.
  • El castigo se debe impartir sin decirle nada al perro o en todo caso decir "no" DESPUES de administrarlo.
  • Mejor que pegarle, lo que le excita, es tirarle encima un vaso de agua o un periódico o agarrarlo por el cuello y sacudirlo SIN DECIRLE NADA.

5º DAR MENOS CARIÑO AL PERRO

Temporalmente, mientras dura el aprendizaje, hay que tratar de que el perro note lo menos posible nuestra ausencia.

Mientras estemos en casa, cuanto más le acariciemos más nos lo solicitará. Es preciso mostrarse todo lo indiferente que sea posible.

6º OBEDIENCIA DE BASE

Ordenes sencillas como sentarse, echarse, etc, repetidas a menudo durante el día, ayudan a que el perro sienta su relación con el amo "de otra manera".

Debemos hacer que cualquier premio, caricia, comida.., vaya precedida de algún "mérito" del animal.

7º EJERCICIO

El perro debe hacer durante el día el suficiente ejercicio como para cansarse. Esto disminuirá la tendencia a correr y destrozar cosas en el interior de la casa.

8º ACOSTUMBRARLO A SALIDAS CADA VEZ MAS LARGAS

Iniciar los preparativos para la salida como de costumbre vestirse, peinarse, coger las llaves,...) y luego no salir. Todo ello sin decir nada al perro.

Al día siguiente repetirlo y terminar con una salida hasta el portal y vuelta.

Ir aumentando paulatinamente el tiempo pero sólo si el perro no ha ladrado, roto nada, etc, etc.

Procurar asimismo hacer todo esto a distintas horas del día o por la noche.

Mientras dure el tratamiento sería deseable que el perro no tuviera la ocasión de repetir la conducta que estamos tratando de corregir.

PREVENCION

Si nuestro perro es todavía un cachorro o ha sufrido este problema antes, podemos prevenirlo fácilmente no cometiendo los errores "típicos" más arriba descritos.

Además es muy interesante que, aunque en principio no lo necesitemos, acostumbremos al cachorro a dormir solo, estar solo en el coche, dejarlo encerrado en una habitación,... de manera que más adelante no le resulten situaciones extrañas.

San Sebastián, 23 Febrero, 2016

Si desea más información o necesita alguna aclaración contacte con nosotros en contacto@clinicaercilla.es o llamando por teléfono al 943 21 31 80