TOXOPLASMOSIS

      Volver

Se trata de una enfermedad producida por un parásito que puede encontrarse en la carne de muchos animales, incluido el hombre.

Su importancia para las personas que se infectan es muy variable.

  • En el caso de personas adultas sanas, la infección habitualmente no produce ningún signo de enfermedad; a lo sumo podemos pensar que se trata de una gripe si aparece fiebre durante unos días. Nuestro organismo destruye el parásito y además crea anticuerpos que nos protegerán frente a infecciones posteriores.
  • Cuando la persona infectada se encuentra afectada por alguna otra enfermedad que disminuya su capacidad defensiva o en tratamiento con sustancias que deprimen el sistema inmunitario como son algunas drogas empleadas en el tratamiento del cáncer, la infección puede resultar más grave pero existen tratamientos médicos.
  • Por útlimo, las mujeres embarazadas constituyen un caso especial. Si nunca habían estado en contacto con la enfermedad no tendrán anticuerpos frente a ella y en caso de producirse una infección en las primeras semanas de embarazo podrían sufrir un aborto.

 

EL CONTAGIO

Existen dos posibles formas de contagiarse.

Ya hemos indicado que el parásito puede encontrarse en la carne de muchos animales, incluidos los que habitualmente consumimos.

La principal vía de contagia es el consumo o manipulación de carnes infectadas. Es importante lavarse las manos y todos los útiles de cocina después de manipular la carne. La cocción destruye el parásito por lo que es el consumo de carnes crudas o poco cocinadas lo que constituye un riesgo para las personas.

Aquellas personas que posean un gato deben de prestar atención a la segunda vía de contagio. El gato , junto con otros felinos salvajes, es el único animal que porta el Toxoplasma en su intestino, eliminándolo en las heces. La limpieza de las cajas donde depositan sus excrementos debe realizarse con cuidado, a poder ser por alguien que no esté incluido entre las personas con riesgo en caso de contagio y desinfectando adecuandamente los materiales utilizados.

¿ES PELIGROSO TENER GATO?

Se puede decir que poseer un gato no es peligroso, siempre que sigamos unas mínimas medidas de precaución

•  Cuidar la alimentación de nuestro gato. Utilizar únicamente alimentos industriales o cocinados, no darle cosas crudas.

•  Procurar que no salga de caza. Si come una de sus presas podría contagiarse.

•  Limpiar con regularidad la caja.

 

San Sebastián, 23 Febrero, 2016

Si desea más información o necesita alguna aclaración contacte con nosotros en contacto@clinicaercilla.es o llamando por teléfono al 943 21 31 80